Palabra final

Abdruschin concluyó ahora su Mensaje para la humanidad. En él surgió entonces, después de la conclusión, el Hijo del Hombre enviado por Dios

IMANUEL

que había sido prometido a la humanidad por el propio Hijo de Dios, Jesús, para el Juicio y la redención, después que viejos profetas ya a él habían se referido. Él trae las se?ales de su elevada misión: la Cruz vida de la Verdad, irradiando de él, y por sobre él la Paloma divina, como el Hijo de Dios les había traído.

?Humanidad, despierta del sue?o de tu espíritu!